Principio pedagógico 2

2. El aprendizaje solo se da si existe emoción

¿Recuerdas cómo aprendiste a montar en bicicleta?

Seguro que te caíste más de una vez y más de dos y te volviste a levantar. ¿Por qué? Porque querías salir a montar en bici con tus amigos y no quedarte atrás, porque sabías que cuando lograras sostenerte en una bici sin ruedines iba a ser mil veces más divertido, porque tenías un objetivo y lo tenías claro y lo más importante, porque te hacía ilusión.

Y ahora dime…¿se te ha olvidado montar en bicicleta?

Puede que ahora te falte un poco de práctica, quizá te de un poco de miedo y pienses que te vas a ir al suelo a la primera pedalada o al primer frenazo…los frenos de las bicis son muy peligrosos, todos lo sabemos. Sin embargo, te aseguro que a los cinco minutos de tomar el control de tu bici, vuelves a sentirte el amo de la pista.

¿Y por qué pasa esto?

Explicado de una forma sencilla, te puedo decir que esto es así porque aprendiste jugando, le pusiste emoción a ese momento de tu vida, a ese aprendizaje. Aprendiste de manera divertida, con autonomía, a tu ritmo y encontrando la seguridad y la capacidad dentro de ti.

Ahora tengo una mala noticia para ti…es imposible desaprender a montar en bicicleta, de la misma manera que es imposible desaprender a andar o a hablar.

Por eso es tan importante conocer cómo funciona el cerebro y cómo tienen lugar los procesos de aprendizaje. A esto se le conoce con el nombre de Neurociencia.

En Aula de Juego aplicamos los principios de la Neurociencia en nuestros talleres y formaciones porque está demostrado que lo que aprendes jugando y con emoción se aprende más rápido y no se olvida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *