Tipos de caricias emocionales

Tipos de caricias emocionales

Estamos seguros de que jamás te hubieras imaginado que había tanto que contar sobre las caricias emocionales.

Se han escrito cientos de libros sobre el tema.

Sin embargo, nosotros hemos querido resumirte en varios posts los puntos más importantes. Lo mínimo que consideramos necesario que debes saber para ayudarte a educar emocionalmente a tus hijos.

Cerramos esta serie de cuatro posts sobre las caricias emocionales presentándote una breve clasificación de las mismas.

Esperamos que te sea de utilidad y, sobre todo, esperamos que lo pongas en práctica todos los días 🙂

Las caricias positivas

Son aquellas que te hacen sentir bien, te dan sensación de bienestar y aumentan tu autoestima. Son las que nos molan.

Ejemplos de estas caricias serían: un beso (o dos, o tres…), un abrazo (de 6 segundos o más), un gesto amable, reconocer el trabajo que una hace, etc.

Sin embargo hay algunas caricias que parecen positivas pero que nos pueden perjudicar cuando:

  • Aprueban un comportamiento inadecuado.
  • Excluyen otras.
  • Tienen intención de manipular a los demás.
  • Estereotipan
  • Son excesivas.

Las caricias negativas

Son las que te hacen sentir mal causándote dolor, daño moral o físico y disminuyen tu autoestima.

Ejemplos de estas caricias serían: insultos, golpes, gestos de desaprobación, gritos, etc.

Pero ¡ojo! hay algunas caricias negativas que se disfrazan de lo que no son. Atenta a las siguientes:

  • Caricias de lástima. Fomentan el desvalimiento o disminuyen la autoestima: “Pobrecita, que pena me da que no puedas…”
  • Insultos disfrazados de bromas.
  • Comparaciones: “tú eres muy inteligente, pero tu hermana es más guapa”, “tu prima se porta muy bien”.
  • Falsas: Pueden parecer positivas pero no lo son: “Eres muy lista para ser mujer”.
  • Insinceras: No se sienten realmente. A veces se hacen por “cumplir”: “Qué niña tan guapa tienes”.

Las caricias incondicionales

Son las que se dan a una persona porque es ella, porque existe y no porque haya hecho nada en especial.

Si leíste nuestro anterior post sobre Las leyes generales de las caricias emocionales ya sabrás que estas son las más poderosas.

Todas las personas necesitamos este tipo de caricias.

«Eres el mejor hijo/a que podía tener y estoy muy orgullosa de ti»

Las caricias condicionales

Son las que se dan a una persona por su conducta. Cuando las caricias condicionales son positivas y adecuadas suministran información a la persona que las recibe sobre sus actitudes y capacidades individuales.

«¡Qué bien bailas! ¡Tienes mucho flow!»

Las caricias físicas

Besos, abrazos, palmadas, “caricias”, masajes, cosquillas, etc. Caricias verbales

Expresan verbalmente algo positivo o negativo: me gustas, te quiero, no me parece bien…

Caricias de acción

Hacer algo por otra persona: un regalo, ayudar a algo, traerte un vaso de agua, cerrarte la puerta en las narices…

¡Super caricias!

¡Wow! Se llaman así a las caricias que provienen de una persona que nos importa mucho, que admiramos, que es especial…

Por ejemplo, imagínate a tu padre diciéndote a tus 35 o 40 años: «Hija, estoy muy orgulloso de la mujer en que te has convertido y de todo lo que has conseguido en la vida, te amo»

¿Mola, verdad?

Una super caricia también puede venir en un momento en que la necesitamos especialmente o referirse a aspectos que normalmente no se tienen en cuenta.

Por ejemplo, ese día que te levantas de la cama, te miras al espejo y te ves horrorosa. Llegas a la oficina cansada, con pocas ganas y con caras de acelga y tu compañero de trabajo te dice: ¡No sé que haces pero cada día estás más guapa!

¿A qué se te quita la cara de acelga?

Auto caricias

Son las que nos hacemos a nosotras/os mismas/os. Y también son necesarias.

¿Has probado alguna vez a darte un abrazo a ti misma?

¿A mirarte al espejo y decirte qué guapa estás?

¿A masajearte a ti misma la cabeza?

¿Y ahora qué?

Ahora te toca a ti elegir cuáles son esas caricias que más te gusta dar y recibir y ponerlas en práctica.

¡No te cortes! ¡Dalo todo!

Dar y recibir caricias emocionales cuesta muy poco y el beneficio para tu salud emocional y la de tus seres queridos es incalculable.

Nosotros desde aquí queremos decirte que estamos muy orgullosos de ti por como te esfuerzas cada día en educar a tus hijos con amor y respeto.

Y queremos darte las gracias por formar parte de la Comunidad de familias felices que cada día se hace más grande.

Por último, decirte que a nosotros también nos gustan las caricias emocionales.

Por eso, si te ha gustado el artículo, puedes dejarnos una caricia verbal en forma de comentario y compartirlo con quien tu quieras.

También te invitamos a conocernos en cualquier de nuestros talleres gratuitos.

Recibe más información apuntándote en el siguiente link: https://auladejuego.es/taller-gratuito-de-confianza-y-autoestima/

2 comentarios en “Tipos de caricias emocionales”

  1. Gracias por este post-caricia. Totalmente de acuerdo en la importancia de las caricias y en prodigarnos más de lo que es habitual. Desde mi experiencia yo me siento muy agradecido a mis hijos, ya que gracias a ellos y a la naturalidad con la que dan, reciben, piden y ofrecen caricias, he vuelto a dar la importancia que tienen a las caricias y siento que se han convertido en algo mucho más habitual en mi vida. Gracias por vuestro post y os animo a seguir compartiendo. Un abrazo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *